INSTALACIONES

En nuestro ahumadero sometemos a los productos a una fuente de humo proveniente de maderas poco resinosas para que las esencias que se desprenden se adhieran y penetren en los alimentos, proporcionándoles un gran sabor y olor, a la vez que se alarga el tiempo de conservación.

En nuestro secadero disponemos de las condiciones óptimas de temperatura y humedad para la elaboración de los alimentos y que salgan perfectamente curados, obteniendo así un producto final de calidad.